ActualidadEnrique SantiagoNotas de prensa

Enrique Santiago señala que la investigación de la Fiscalía a Juan Carlos de Borbón “desacredita la actuación de la Sala Segunda del Supremo para echar abajo la querella de IU y el PCE”

El responsable federal de Justicia e Interior de Izquierda Unida y secretario general del PCE considera que “estamos ante un paso más para demostrar que el todavía rey emérito actuó de forma corrupta al servicio de sus propios intereses y nunca de los de nuestro país o del conjunto de la sociedad a los que decía representar dignamente”

El responsable federal de Justicia e Interior de Izquierda Unida y secretario general del PCE, Enrique Santiago, considera a raíz de los últimos datos conocidos sobre la investigación que realiza la Fiscalía del Tribunal Supremo sobre supuestas acciones delictivas y corruptas del anterior jefe del Estado, Juan Carlos de Borbón, que esta “supone un nuevo y claro descrédito de las decisiones tomadas con anterioridad por la Sala Segunda de ese mismo Tribunal para echar por tierra los sucesivos y argumentados escritos de querella presentados por IU y el PCE desde hace años. Nuestra querella rechazada hacía referencia en todo momento a hechos que ahora sí parece investigar el ministerio público, que ha cursado hace meses incluso comisiones rogatorias, algo que debía haber realizado un tribunal”.

Santiago valora que “estamos ante un paso más para demostrar que Juan Carlos de Borbón actuó de forma corrupta al servicio de sus propios intereses y nunca de los de nuestro país o del conjunto de la sociedad a los que decía representar dignamente”.

Para el también portavoz parlamentario de Izquierda Unida el contenido conocido ahora con el que la Fiscalía argumenta su actuación “confirma lo que tanto desde IU como el PCE llevamos denunciando desde hace años y de lo que, confiando en nuestro Estado de Derecho, llevamos infructuosamente ante los tribunales a través de la querella interpuesta en 2018 y luego ampliada en 2020”.

Enrique Santiago apunta que “pese a los ataques, reproches y desprecios soportados en todo este tiempo, estamos especialmente orgullosos por todo nuestro trabajo, que ahora se ve reflejado en el hecho de que la Fiscalía aprecie en su investigación que existen indicios de buena parte de los delitos sobre los que ya habíamos advertido en nuestra acusación popular”.

“En todo caso -señala-, no podemos dejar de advertir de que la Fiscalía está actuando de forma lenta y timorata, sin haber demostrado todavía un verdadero interés en emprender una investigación rápida y eficaz”.
De esta forma, Santiago advierte de que “esta lentitud en la investigación y a la hora de plantear un querella puede llevar aparejada la prescripción de diversos delitos fiscales, entre ellos los cometidos en los años 2014 y 2015”.

De la misma forma, el responsable federal de Justicia e Interior de Izquierda Unida avisa de que “existen indicios como para pensar que Juan Carlos de Borbón recibió información privilegiada sobre el estado de las investigaciones que le afectaban, datos que habría utilizado y seguiría haciéndolo para entorpecer dicha investigación y regularizar su situación tributaria”.

Santiago reitera en nombre de IU y del PCE “nuestro más absoluto rechazo por el papel que en todo este asunto están jugando los máximos responsables del Tribunal Supremo, la instancia judicial que debería haber impulsado de forma firme la investigación, como tienen encomendado los juzgados y tribunales. En ningún momento debería haber dejado que recaiga sobre la Fiscalía, cuyas diligencias son opacas y no permiten la personación de acusación popular”.

Enrique Santiago adelanta que “seguiremos impulsado que se investigue al todavía rey emérito” y recuerda que “tenemos planteado un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional debido al injustificado y reiterado archivo por parte del Supremo de nuestra querella inicial y su ampliación. En todo este caso se ha vulnerado el derecho a una tutela judicial efectiva y a un proceso imparcial con todas las garantías”.

Contenido relacionado

Botón volver arriba