ActualidadComisión ColegiadaComunicadosNotas de prensaÓrganos federales

Valoración de los resultados de las elecciones autonómicas en la Comunidad de Madrid

Comunicado de la Comisión Colegiada Federal de Izquierda Unida

Las elecciones autonómicas en la Comunidad de Madrid celebradas ayer se han saldado con un pésimo resultado para las familias trabajadoras madrileñas y el conjunto de las fuerzas democráticas. El Partido Popular y Vox han logrado revalidar un nefasto gobierno cuyas señas de identidad son la corrupción, los recortes, las privatizaciones y, desde hace ya más de un año, una nefasta gestión de la pandemia. El triunfo de las posiciones trumpistas de Isabel Díaz Ayuso y de Vox supone una amenaza para la democracia, los derechos sociales y la convivencia.

En Izquierda Unida entendemos que desde hoy solo cabe un firme llamamiento a la movilización en defensa de la democracia y por la construcción de un proyecto alternativo capaz de generar confianza en la clase trabajadora y en los sectores populares en un momento de crisis e incertidumbre. Defender la democracia y construir un proyecto alternativo de mayorías son dos de las tareas principales que nos marcamos desde hoy y con este propósito llamamos de forma amplia a trabajar en positivo con las fuerzas políticas transformadoras, sociales y sindicales. La ciudadanía madrileña y la del conjunto del país merecen una reflexión colectiva, honesta y profunda para hacer de nuestro espacio político una herramienta más útil.

Unidas Podemos ha logrado tres escaños más en la Asamblea madrileña y mantiene, además, la presencia de dos compañeras de Izquierda Unida, Vanessa Lillo y Sol Sánchez, en el nuevo grupo parlamentario. Esta subida en apoyos y representantes no habría sido posible sin el compromiso de la militancia de Izquierda Unida y de Podemos, y sin la irrupción de la figura de Pablo Iglesias tras su renuncia a la vicepresidencia del Gobierno de coalición. Debemos poner en valor lo que supone esta subida de cerca de 80.000 votos y de tres escaños en un contexto extremadamente difícil por la general tendencia descendente, el débil posicionamiento de nuestro espacio en la Comunidad de Madrid y el acoso sin precedentes contra nuestra candidatura.

Los resultados no son buenos, pero sigue existiendo un espacio de izquierdas en torno al cual construir un proyecto con más solidez organizativa, territorial y social. Esto es posible gracias al trabajo constante y humilde de nuestra militancia, a la que debemos agradecer una vez más su entrega.

Como ratificamos en la XII Asamblea Federal, seguimos apostando por la unidad popular. Esta es una apuesta política que entiende la confluencia electoral como la expresión última de una alianza política, social y cultural mucho más profunda. El fortalecimiento de Unidas Podemos en términos de profundización democrática, arraigo territorial y apertura social sigue siendo una necesidad imperiosa. Contra poderes fuertemente enraizados en nuestra sociedad no basta únicamente con la lucha en el frente institucional: debemos ser capaces de insertarnos en el conjunto de la sociedad civil y, en última instancia, en la cotidianidad de la clase trabajadora para disputar la batalla cultural por la hegemonía, siempre anclada en formas de vida y en múltiples espacios de socialización.

Nuestro país vive un momento difícil por las consecuencias de la pandemia y de la ofensiva reaccionaria. No hay tiempo para ningún lamento, sino para la reflexión y el trabajo colectivo. Seguro que estaremos a la altura del momento histórico, nos recuperaremos de este revés y empezaremos a construir desde hoy mismo las condiciones para conquistar los avances que necesitan las familias trabajadoras y nuestro país.

No podemos finalizar sin agradecer a Pablo Iglesias su compromiso con la gente trabajadora y su determinación contra las oligarquías políticas, económicas y mediáticas. No podría entenderse ningún acontecimiento político transcurrido en nuestro país durante los últimos años sin la importancia de su figura. La ruptura total del bipartidismo, la conformación del primer Gobierno de coalición desde la II República o la incansable denuncia de la profunda anormalidad democrática por la que atraviesa nuestro sistema político son algunos hitos que se asociarán a su trayectoria. Seguimos en la lucha.

Contenido relacionado

Botón volver arriba