fbpx
ActualidadAlberto GarzónNotas de prensa

Alberto Garzón cree que “queda tiempo” para un acuerdo y pide al PSOE que “haga un último esfuerzo y atienda unas demandas lógicas” a partir de una negociación directa entre Iglesias y Sánchez

El coordinador federal destaca antes de inaugurar la Escuela de Verano de Izquierda Unida en la localidad segoviana de San Ildefonso el “papel mediador” jugado por su formación y recuerda al líder socialista que “hace muy poco tiempo que alguien cometió un error similar y fue Susana Díaz; creía que el adelanto de las elecciones en Andalucía le favorecería y ya sabemos las consecuencias”

El coordinador federal de Izquierda Unida, Alberto Garzón, considera que “todavía queda tiempo” para que se alcance un acuerdo y pueda haber un gobierno de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos. “Pedimos al PSOE que haga un último esfuerzo -ha asegurado- atendiendo unas demandas lógicas”, que pasan, en primer lugar, por la necesidad de que “Pablo Iglesias y Pedro Sánchez puedan sentarse a negociar para cerrar algunos flecos, que pueden no ser muchos, para conseguir un acuerdo. Creo que esto sería de especial satisfacción para la gente que votó a la izquierda”.

El máximo responsable de IU ha hecho esta valoración antes de inaugurar oficialmente la Escuela de Verano de esta formación, que esta tarde ha arrancado en las instalaciones del albergue ‘Puerta del Campo’, en la localidad segoviana de San Ildefonso. Garzón destacó en declaraciones a los medios el “papel mediador” jugado por su formación “para tratar de llegar a este acuerdo” y apuntó rotundo que “ir a unas nuevas elecciones quizás entre dentro de la táctica, legítima, del PSOE pero creo que es un error”.

“Hace muy poco tiempo que alguien cometió un error similar -advirtió- y fue Susana Díaz. Ella creía que el adelanto de las elecciones en Andalucía le favorecería y ya sabemos las consecuencias allí. El PSOE no debe dar una segunda oportunidad a las derechas reaccionarias”.

Garzón no se anduvo por las ramas y señaló convencido que “todavía queda un fin de semana para que el PSOE se siente a negociar y lo haga sabiendo que tiene que ceder algo. El espacio de Unidas Podemos ha cedido mucho en beneficio de las familias trabajadoras. Si el PSOE cede en lo que ya cedió en julio, es decir, en sentarse y abrir una vía de gobierno de coalición, la semana que viene tendríamos gobierno”.

Reconoció que “percibimos frustración en la ciudadanía, en las familias trabajadoras” y volvió a dirigir su mirada hacia Sánchez, “que es el que tiene la obligación de encontrar apoyos y no ha trabajado lo suficiente en casi cinco meses para encontrarlos”.

Insistió en la idea de que “queda claro que hay al menos una parte del PSOE, la que representa Pedro Sánchez, que parece encaminada a elecciones, quizá en la creencia de que les va a ir mejor con ellas. Nosotros creemos que eso es una grave irresponsabilidad”.

En sentido contrario, recordó que “los intentos desde el espacio de Unidas Podemos han sido numerosos para encontrar un acuerdo. Hemos demostrado una generosidad extraordinaria en numerosas ocasiones y, sin embargo, nos hemos encontrado con la puerta cerrada del PSOE y excusa tras excusa”.

Preguntado sobre si cree necesario que se deba cambiar el equipo negociador, indicó que “quien tiene que desencallar esta situación es Pedro Sánchez. Es quien tiene que aceptar la demanda legítima de un gobierno de coalición”. Y la fórmula está ahí y puede ser rápida: “hubo un trabajo avanzado en julio y si se retomara antes del lunes habría acuerdo. Nosotros estamos siendo muy claros al decir esto, pero parece que Pedro Sánchez prefiere realmente unas elecciones”.

“Es legítimo -dijo-, pero subrayo que es un grave error y una irresponsabilidad con respecto a esa mucha gente que votó en abril con mucha ilusión y esperanza, y que probablemente no vaya con esa misma actitud en noviembre”.

A juicio, lo que ocurre puede que acabe pagándolo “todo el sistema político. La gente ahí fuera no entiende en absoluto que no haya un acuerdo y que partidos que decimos que hay que reformar el país y mejorar el nivel de vida de las familias no encontremos una solución. Lógicamente son más responsables unos que otros, pero la ciudadanía no hace análisis tan sofisticados y lo que va a sufrir es el sistema político en su totalidad. Eso no va en beneficio de nadie, aunque el PSOE crea que le beneficia en el corto plazo. Creo que perjudica a España porque manda un mensaje lamentable de la capacidad de nuestro sistema político de resolver problemas”.

Interrogado también por los periodistas presentes sobre si está de acuerdo en que se dé un ‘apoyo gratis’ para desatascar el problema, Garzón consideró que “el espacio de Unidas Podemos es un espacio de unidad, con diferentes organizaciones que tenemos discrepancias y matices, no es un espacio homogéneo. No obstante, hemos acordado que la posición legítima de Podemos de un gobierno de coalición es necesaria. Por lo tanto, independientemente de los matices y discrepancias, hay que ser prácticos, queda muy poco tiempo”.

De la misma manera, sobre la valoración hecha por Iglesias para que el jefe del Estado juegue un papel mediador más directo, el coordinador federal de IU consideró que “creo, sin embargo, que el problema no se va a resolver necesariamente por ahí; el problema es que si Pedro Sánchez quiere un acuerdo, hay un acuerdo, y si no, no lo hay. Lamentablemente todo depende de una persona”.

Para Alberto Garzón, “es Sánchez quien tiene que conseguir los apoyos y lo raro es que aquí vemos cómo hasta Pablo Iglesias tiene que llamarle para ofrecérselos. Esto es algo anómalo que demuestra a las claras que Pedro Sánchez no está entusiasmado con gobernar con nosotros y ve muy atractivo unas elecciones”.

Etiquetas

Contenido relacionado

Back to top button