fbpx
ActualidadComunicados

IU rechaza la propuesta del PP para mujeres migrantes embarazadas por vulnerar los Derechos Humanos

Desde Izquierda Unida, además de rechazar todas las propuestas que supongan la mercantilización de los cuerpos de las personas, (ya sea a cambio de dinero o por supuestas mejoras administrativas), recordamos al Partido Popular que su propuesta sobre migrantes embarazadas vulnera los derechos humanos y es por tanto, irrealizable.

Ante esta ocurrencia grotesca del PP sobre el impulso del aumento de la natalidad, nosotras proponemos una visión global diferente, con un modelo sostenible con la vida. Para disfrutar de una maternidad deseada, con unos servicios sociales públicos de calidad, con una ley de extranjería basada en el respeto de los derechos humanos, que parta de la base de que nadie es ilegal y que articule una política internacional que luche por la paz, respete la soberanía de los pueblos y se enfrente a los megaproyectos y el extractivismo que genera la migración por causas económicas, guerras y falta de libertades.

La última propuesta de Pablo Casado ahonda en el papel reproductor de las mujeres desde la subalternidad y la vulnerabilidad de las que no tienen sus derechos reconocidos. Esta iniciativa se enmarca dentro de la deriva autoritaria, racista, xenófoba, LGTBIfóbica y misógina en la que las derechas están compitiendo entre sí.

No podemos permitir que las mujeres sean tratadas como incubadoras humanas, retroceder a la ley del aborto del 85 o intercambiar bebés por derechos administrativos. Desde IU no vamos a debatir sobre los derechos ya conquistados de las mujeres, nuestros esfuerzos se centran en la búsqueda permanente de avances para alcanzar una mayor justicia social y más derechos y libertades para todas.

Para Izquierda Unida, la propuesta del PP sobre las mujeres migrantes embarazadas, repite un modelo cosificador patriarcal, que coloca a las mujeres como objetos al servicio de los intereses del mercado capitalista, basado en la explotación y el consumo salvaje, y en la visión colonial y racista construida a través de una otredad excluyente que niega derechos, invisibiliza y fomenta el odio y la división de la clase trabajadora. La evidente desigualdad y violencia en la que se fundamenta la propuesta del PP, supone proponer a las mujeres en situación irregular una remuneración no dineraria a cambio de que gesten y entreguen sus bebés al Estado.

Esta propuesta querría consagrar en nuestra legislación una práctica ilegal e inhumana de las que muchas mujeres han sido víctimas en el Estado español, retrotrayéndonos a los tiempos en los que se arrebataban bebés a las madres pobres, que no cumplían los mandatos de la jerarquía eclesiástica o que defendían una ideología contraria, solo para colmar los deseos de las familias ricas del régimen franquista.

Una sociedad que viva en igualdad no puede aceptar que la entrega de seres humanos sirva como moneda de cambio para mejorar las condiciones administrativas temporales. Esta vulneración de los derechos humanos no puede definirse como propuesta de ley y menos como una medida de “apoyo a la maternidad” ya que es una iniciativa que no ampara a las madres en situación de vulnerabilidad. ¡Migrar es un derecho humano!

Etiquetas

Contenido relacionado

Back to top button