ActualidadCongreso y SenadoInstitucionalNotas de prensaRoser MaestroVídeos

Roser Maestro reprocha a Vox en el Congreso sus continuas amenazas de acudir a los tribunales en vez de “aportar soluciones” a los problemas en la industria y los sectores estratégicos

La diputada de Izquierda Unida por Valencia en el grupo de Unidas Podemos Maestro apuesta en el Pleno por “conseguir un cambio de modelo productivo, para basarlo en la innovación, en la productividad, en el conocimiento y en la generación de empleos y salarios de calidad”

La diputada de Izquierda Unida por València en el grupo de Unidas Podemos, Roser Maestro, exigió ayer a Vox que “aporte soluciones” a los problemas por los que atraviesa la industria y sectores estratégicos de la economía, agravados por la larga pandemia del Covid-19 y se deje de amenazar al Gobierno constantemente con denuncias o querellas en los tribunales.

“Mientras nuestro grupo y este Gobierno -aseguró al grupo de ultraderecha- están buscando mecanismos para salvar la industria, por aumentar la capacidad de gestión y control del dinero público, apostando por la presencia en los consejos de administración, por iniciar los trámites para derogar una terrible reforma laboral del PP que menospreció a los trabajadores y trabajadoras, por el mantenimiento de los puestos de trabajo con la ampliación de los ERTES o subida del SMI, o con una movilización sin precedentes de capital público, ustedes, sencillamente, no aportan nada”.

Maestro intervino en nombre de Unidas Podemos para rechazar el contenido de la moción presentada por Vox sobre las medidas a adoptar por el Gobierno ‘para garantizar la adecuada inversión del Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas gestionado por SEPI’. La diputada reprochó al grupo proponente que “ustedes nos hablan del fondo de apoyo a la solvencia de empresas estratégicas que, a la suma, son préstamos. ¿Creen ustedes que no cumplen los requisitos? ¿Por qué no han presentado ya cualquier tipo de denuncia o querella, y vienen aquí a anunciarla? ¿Realmente lo van a hacer?”

Explicó que “estamos hablando de expedientes complejos, con muchas solicitudes a estudiar y muchas  adjudicaciones. Hay que analizar muchos parámetros y es lógico que transcurra un tiempo razonable. Pero, insisto, si tienen duda de este funcionamiento, en lugar de cuestionar al funcionariado, que ya bastante mermado está gracias a las políticas del PP y su prohibición de tasas de reposición, acudan a la Fiscalía y si no, no se preocupen, que la Fiscalía sabe perfectamente cómo tiene que hacer su trabajo”.

Frente a quienes incluso basan sus propuestas de tipo económico en las amenazas, Maestro planteó “conseguir un cambio de modelo productivo, para basarlo en la innovación, en la productividad, en el conocimiento y en la generación de empleos y salarios de calidad”.

La diputada de Izquierda Unida por Valencia apuntó que hubiera sido mejor que “hoy aquí estuviéramos hablando de por qué la planta Ford en Valencia está planteando un despido colectivo de 630 trabajadores o de qué solución vamos a dar a los trabajadores de Pilkington que en estos momentos están en huelga, con 37 a los que se plantea ya la salida, pero con un potencial cierre que supone un riesgo para 400 personas que pueden quedarse en la calle”.

“Tenemos que ver qué soluciones darles a ellos y a todo el sector auxiliar del automóvil, a ellos y a todas las empresas que se encuentran en una situación muy complicada. Esto no afecta solo a las empresas de mi territorio, el País Valencià, también está afectando a Asturias, a Euskadi o a Galicia. Realmente debemos concentrar nuestros esfuerzos en poder hacer esta política que va a tener una consecuencia real en la industria”, indicó.

Roser Maestro señaló también que la actual crisis sanitaria debida a la pandemia “ha dejado una realidad terrible, en primer lugar a nivel de coste de vidas humanas, en segundo lugar, a nivel económico y de comportamiento social”. No obstante, indicó que sus efectos hasta llegar a esta situación se entienden mejor viendo las “graves deficiencias” de las que adolece el sistema, iniciadas “desde los años 80, con la reconversión industrial, con la falta de una política industrial de los sucesivos gobiernos y con una apuesta de la iniciativa privada más por el sector servicios y la construcción”.

Apuntó que “nos preocupa la solvencia del tejido productivo y de las familias, pero también de las arcas públicas, porque se da la paradoja de que aquellos que estuvieron reduciendo sus aportaciones a la financiación del Estado, es ahora cuando apelan a la protección del Estado y a su papel corrector”.

Contenido relacionado

Botón volver arriba